Tlaxcala y sus borregos

Wednesday, May 24, 2006

ALGUNOS DATOS SOBRE LA RAZA COLUMBIA HUAMANTLA TLAXCALA
México es un país cuya ovinocultura se ha caracterizado por estar en manos de pequeños productores rurales, pobres y con escaso acceso a insumos y tecnologías modernas. Sin embargo, el crecimiento de la demanda de carne ovina ha excedido marcadamente al demográfico, lo que ha implicado mayor dependencia de importaciones aparte de su efecto en los precios internos de los ovinos y su carne que los ubican en alrededor del doble de lo que se observa en bovinos. Estas características del mercado se han convertido en una oportunidad atractiva para intensificar los sistemas de producción, desde la cría hasta la finalización y han atraído la inversión a nuevas formas de producción en ovinos, donde se destacan los sistemas intensivos de cría en praderas de riego y la finalización de corderos en confinamiento, con dietas muy concentradas.

La promoción del cabal aprovechamiento y la multiplicación de unidades de producción intensiva, han contado con muy escaso soporte de investigación confiable, generada en las condiciones del país, que ofrezcan parámetros de referencia para la planeación y operación sustentable de estas empresas.
Entre los componentes que constituyen a los sistemas de producción animal, la raza tiene una importancia especial, porque en sus características se fincan en buena medida los objetivos de la explotación. Las razas, como los sistemas, son dinámicos a través de los procesos de selección principalmente para los parámetros de importancia productiva, de tal manera que cuando se le compara en el tiempo se pueden encontrar cambios significativos.

Las razas ovinas actuales, cuyo objetivo es la producción de carne o lana y carne, basan su eficiencia en la tasa reproductiva, en la velocidad de crecimiento y en la eficiencia de conversión. Cada una de estas características puede ser afectada por diversos factores que modifican su expresión. En el caso del crecimiento de los corderos hasta el destete, se sabe que existen diferencias raciales3 y la influencia de factores ambientales como: Edad de la madre, y su estado nutricional al final de la gestación y durante la lactancia, tipo de parto y estado sanitario, entre otros,4-7 por lo que es necesario caracterizar y evaluar las diferentes razas del país.

SE REALIZO UN TRABAJO, EL CUAL SU OBJETIVO PRINCIPAL ES APORTAR INFORMACION SOBRE EL CRECIMIENTO DE CORDEROS, DERIVADOS DE UN SISTEMA DE CRÌA EN PRADERAS DE RIEGO, BAJO DIFERENTES INTENSIDADES DE MANEJO REPRODUCTIVO DEL REBAÑO. ESPECIFICAMENTE SE EVALUO EL EFECTO DE LOS PRINCIPALES FACTORES AMBIENTALES SOBRE EL CRECIMIENTO PREDESTETE DE LOS CORDEROS EN LA RAZA COLUMBIA

MATERIAL Y METODOS
El trabajo se realizó en una explotación comercial ubicada en la población de Huamantla, Tlaxcala, México, a 2 500 msnm, temperatura media anual de 13° con mínimas de –4°C y máximas de 28°C y precipitación pluvial anual de 650 mm. La base del sistema alimentario fue pastoreo diurno de ocho a nueve horas, en franjas de praderas de alfalfa ( Medicago sativa) y pastos orchard ( Dactylis glomerata) y rye grass ( Lolium perenne) irrigadas por aspersión.
Se utilizaron los registros de 917 corderos de la raza Columbia, provenientes de un estudio de dos años de observación, que comparó dos rebaños de 180 ovejas cada uno, sometidos a distinto sistema de apareamiento:
Uno anual y el otro cada ocho meses (intensivo). En el primero, los nacimientos ocurrieron en abril de cada año, correspondientes a un empadre de noviembre; mientras que en el intensivo se contó con datos de tres diferentes épocas de nacimiento, que correspondieron a abril-mayo (empadre de noviembre-diciembre), diciembre- enero (empadre de julio-agosto) y agosto-septiembre (empadre de marzo-abril). Se tuvo control de la condición corporal de las madres antes y al momento del parto, la cual fue invariablemente superior a tres de acuerdo a la escala (de uno a cinco) propuesta por Russell.8 Debido a la necesidad de reempadrar las ovejas del sistema intensivo, se les suplementó con alrededor de 500 g/cabeza/día de una mezcla de maíz y pasta de soya (86:14) desde el parto hasta el siguiente empadre.
Para el análisis de la información las madres se clasificaron de acuerdo con su edad en dos grupos: Primalas (1.5 años en promedio) y adultas con más de un parto (de 2.5 a 5 años). Al momento del parto se registró el tipo (sencillo o gemelar), el sexo de los corderos, la edad de la madre y la fecha de nacimiento.
Los corderos se identificaron y pesaron al nacer, a los 30 y 60 días de edad. A partir de los 15 días de edad, los corderos dispusieron en el lugar de encierro nocturno de un área de exclusión ( creep feeding), donde se les ofreció un suplemento compuesto por 85% de maíz quebrado, 13% de harina de soya, 1.5% de sales minerales y 0.5% de bicarbonato de sodio.

RESULTADOS:
El peso promedio de los corderos fue de 5.72 Kg independientemente del sistema de manejo
El peso al nacimiento y a los 30 días fue mayor en el sistema intensivo que en el anual
(P <> 0.05).

El comportamiento del peso de los corderos del sistema anual. El año solamente fue significativo (P <> 0.05). Se encontró una correlación positiva (P < r =" 0.62)" r =" 0.52)," r =" 0.83)." r =" –0.22"> 0.05). Se encontró una correlación positiva (P < r =" 0.52)" r =" 0.33)" r =" 0.61)."> 0.05) con el peso de los corderos ni a los 30 ni a los 60 días (r = –0.01 y 0.08, respectivamente).
DISCUSIÒN
El peso de los corderos del nacimiento al destete y los factores que lo afectan, forman parte del comportamiento que permite identificar si la raza se comporta como en su lugar de origen y qué posibilidad tiene para los productores locales de incrementar la producción con el
potencial de crecimiento de los corderos.11 Como primer aspecto derivado de este estudio, destaca el alto peso promedio al nacimiento de los corderos de esta raza (5.72 ± 0.03 kg), lo que la coloca por encima de información nacional e internacional, tanto para la raza en la que se registran pesos de 4.1 a 5 kg,12-14 como para otras razas especializadas en la producción de carne con presencia significativa en México,1 como la Suffolk o la Hampshire, en las que los pesos al nacimiento son en general inferiores a los 5 kg.3,5,7,11,15-17 Destacan también, además del alto peso al nacimiento, los alcanzados a los 30 días con 14.8 ± 0.08 kg, y a los 60 días de edad con 21.97 ± 0.11 kg, así como las ganancias diarias de peso de 271 g, ligeramente superiores a lo informado para la raza Columbia por Bromley et al.13 hasta el destete con 262 g.
Se encontraron diferencias entre los sistemas en el peso al nacimiento y a los 30 días de nacidos, siendo mayores en el sistema intensivo. Las explicaciones de estas diferencias pueden radicar, por un lado, en el hecho de mejor comportamiento observado en los corderos nacidos en el periodo de diciembre-enero del sistema intensivo, época que en esta zona es libre de lluvias, con
clima y ambiente muy favorable para los corderos en sus primeras semanas de vida; de hecho, la diferencia entre sistemas desaparece en el peso a los 60 días. El rápido
crecimiento de los corderos se atribuye a diversos efectos, entre ellos la producción de leche de la madre,18-20 la cual si bien es afectada por diversos factores, uno de los más importantes es el relacionado con el peso y la condición corporal al parto de la oveja, que le permita afrontar la lactancia, periodo en el que usualmente las ovejas pierden peso y condición y esta pérdida puede ser considerable.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home